sábado, 13 de mayo de 2017

"Las bolas de Cavendish" a las de Fernando Vallejo y de William Ospina ... / NTC ... compilación y difusión (12 de mayo de 2017, 9:51 AM)

.
Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con 
.

Los informes de los trabajos de CAVENDISH aparecieron publicados en 1798 
en Philosophical Transactions de la Royal Society.

NTC ... mail a suscriptores del 12 de mayo de 2017, 9:51 AM


*** Vallejo, físico hereje
Por: Julio César Londoño
EL PAÍS, Cali, Mayo 10, 2017 - 11:55 p.m.  
-----


El Mundo, Medellín, Colombia, 11 de mayo de 2017.  Viaje del tiempo
Portal del autor: www.valenciad.com *
En su columna del pasado domingo 7 de mayo publicada en el periódico El Espectador, William Ospina comenta el libro de Fernando Vallejo titulado Las bolas de Cavendishy al hacerlo revela en forma clara el recurso que ambos han empleado para menospreciar la ciencia: intentar reducir la ciencia a la literatura, con el fin de decir algo sobre un campo que conocen y no tener que referirse a otro que ignoran. Antes de entrar en detalles, se pide al lector que lea con cuidado la mencionada columna para evitar las llamadas "citas fuera de contexto" (verhttp://tinyurl.com/OspinaVallejo).
El recurso mencionado queda patente en los dos siguientes apartes de dicha columna: "Su tema secreto son las afinidades entre la ciencia y la literatura. Mostrando que ambas viven la misma agonía, la de convertir el mundo en palabras, la de atrapar la realidad en el lenguaje." "El pobre Galileo y el pobre Newton son dos literatos patéticos que intentan atrapar la realidad en palabras, pero han renunciado de antemano a la imaginación, a la fantasía, a la emoción, a la metáfora." Además, las supuestas renuncias de que habla Ospina son un intento de deshumanizar a los dos científicos, de crear fantasmas para pelear con ellos, recurso socorrido por quienes carecen de argumentos. Quien mencione aquellas carencias no tiene la menor idea de cómo trabaja un matemático o un físico. Sin imaginación, por ejemplo, no se tendría la teoría de la relatividad; insinuar que la fantasía y la emoción son privativas de literatos es una tontería; y las metáforas han permeado el pensamiento y el lenguaje.
Ni Ospina ni Vallejo se han dado cuenta de que el lenguaje de la ciencia es la matemática, en buena medida las ecuaciones, o las ecuaciones expresadas en palabras como lo hace Newton. Como no entienden lo que significan las ecuaciones, denigran de ellas porque no pueden decir algo sensato sobre las mismas (exclama Vallejo: "A mí que no me vengan a asustar con su garrapateo de ecuaciones"). Se recuerda que en su libroManualito de imposturología física Vallejo muestra que tiene dificultades con la aritmética de primaria, el álgebra de bachillerato, las unidades elementales de la física y un largo etcétera (ver http://tinyurl.com/Manualito). En tanto que Ospina revela sus dotes de comentarista científico cuando calificó hace algunos años a Vallejo de físico y biólogo (ver http://tinyurl.com/VallejoCiencia).
No conviene pasar sin comentario lo que Ospina le dice a Vallejo: "Cómo harán esos pobres con Newton, que es mucho más difícil de leer, y como tú demuestras, menos preciso. Se escandalizan de que un colombiano se crea con derecho a discutir a Galileo o a Newton. Como si no fuera el deber de todo lector leer críticamente cada texto." De manera que la ignorancia no es obstáculo para leer críticamente un texto de física, así sea clásico, pues no es necesario estudiar o conocer algo de física con antelación a ese tipo de lectura. Y, como ocurre en algunos casos, el lector puede difundir el resultado de su "lectura crítica".
Se termina las citas con el aparte final de la columna de Ospina: "...sientan la nobleza de Fernando Vallejo, que es capaz de reírse con gracia de Dios y del átomo, pero sabe callar conmovido ante el dolor de un perro."
Es muy curioso que Vallejo y Ospina se rían del átomo. ¿Qué tiene de gracioso el átomo? Y si ambos se conmueven ante el dolor de un perro, por fin acertaron en algo.
Es lamentable que en un país que no muestra mayor interés por el desarrollo de la ciencia, dos conocidos escritores se dediquen a descalificarla sin ningún argumento serio. Como se trata de dos personas importantes, no faltarán colombianos poco preparados que terminen creyendo que Galileo y Newton son unos pobres "literatos patéticos" o que Newton es un farsante, como sostiene Vallejo.
----
* Darío Valencia Restrepo es ingeniero civil de la Facultad de Minas y se desempeña como consultor independiente. Posee títulos de posgrado en matemáticas de la Universidad Nacional de Colombia y en recursos de agua del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Fue rector de la Universidad de Antioquia, gerente general de las Empresas Públicas de Medellín y rector de la Universidad Nacional de Colombia. Es Profesor Emérito y Doctor Honoris Causa de esta última institución. Fue distinguido por el Gobierno Nacional de Colombia con la Orden al Mérito Julio Garavito en el Grado de Gran Cruz. Es Miembro Honorario de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Y ha escrito libros y artículos sobre ciencia, técnica, educación y cultura.
-----
OTROS TEXTOS: 

Vallejo y Ospina: de lo patético a lo risible
Por: Klaus Ziegler
EL ESPECTADOR: 11 May 2017 - 3:14 PM
---
-------------------------------
Ospina y las moscas de cuatro patas
Los científicos se olvidaron de las palabras, cogieron una mosca y contaron.
Por: Moisés Wasserman 
EL TIEMPO .com 12 de mayo 2017 , 12:08 a.m.

----

Las bolas de Vallejo
Por: Julio César Londoño
El Espectador .com, 12 May 2017 - 9:00 PM. Impreso 13 Mayo


Publica y difunde: NTC …Nos Topamos Con 

domingo, 8 de enero de 2017

“Educación y democracia”, Estanislao Zuleta. .

.

.
“Educación y democracia”

 Estanislao Zuleta 
-
.
La marina americana y la poesía griega

En una entrevista concedida en 1985, Estanislao Zuleta resumió sus opiniones sobre el tema que lo obsesionó, la educación.


Por: Julio César Londoño

EL ESPECTAD0R, 6 Y 7 ENE 2017 

La educación fracasa, dijo, porque no está diseñada para la formación integral de la persona, sino para suplir las necesidades del sistema y para mantener una ilusión. Las necesidades son la formación de los empleados del sector de los servicios y de los obreros que manejarán las máquinas. La ilusión consiste en mantener viva la esperanza de movilidad social por medio del estudio. La tierna fábula del hombre que empezó desde abajo…

El Estado gasta en educación para mantener la ilusión de una hipotética movilidad, pero si miramos índices de cobertura y deserción, para no hablar de la movilidad, en la gran mayoría de países la cosa funciona muy mal.

Como si fuera poco, en el proceso de la enseñanza no hay mística ni amor. El entusiasmo de alumnos y profesores es raquítico, conyugal, porque lo último que se consulta es la vocación (la palabra ya es rara). En la elección de los programas de estudio prima su popularidad (medicina, comunicación, diplomacia, sistemas, administración, diseño) y apenas se consultan la aptitud y la vocación. Como resultado, el estudiante memoriza la información que recibe y la vomita en cuanto puede, como hace el organismo con cualquier cuerpo extraño.

Sin pasión, el estudiante nunca hace suyo el conocimiento: “Se puede obligar a la gente a marchar, no a bailar, amar o pensar”, dice Zuleta. Para enseñar álgebra, por ejemplo, es indispensable que al profesor le encanten los números y los conozca hasta el punto de entender, y luego explicar, que el matemático y el detective operan de la misma manera: averiguan lo desconocido a partir de datos conocidos.

La educación es vertical: va del maestro (la fuente) al estudiante (el recipiente). Hay un desprecio absoluto por los saberes y sentimientos del alumno. Se olvida que él conoce poemas, películas, canciones, costumbres, quehaceres, pecados, palabras, ciudades, y zonas de la ciudad que el profesor desconoce.

Pero lo más grave es que la escuela no estimula el pensamiento. Lo castiga. Decenios después del “cambio” del paradigma de la memorización por logros, competencias y estándares, la escuela sigue siendo un mecanismo de repetición que gira en torno al principio de autoridad.

A Zuleta le preocupaba que la tecnología avanzara más rápido que las instituciones y que se la considere símbolo inequívoco de progreso y humanidad. “La marina americana es superior a la marina de la antigua Grecia. Pero sus instituciones y su poesía no son comparables”.

Todo niño nace investigador, decía Freud. Está lleno de asombro, juegos, preguntas y curiosidad. En dos o tres años, la escuela mata todo esto.

Censura Zuleta las “torres de marfil” de los científicos puros, desconectados de la realidad social. La mansedumbre con que se prestan al ajedrez de los industriales y los políticos. Su levísimo peso en el diseño de las políticas públicas.

Reconoce que él no tiene autoridad para hablar de educación porque solo resistió hasta noveno grado y matriculó a sus hijos en escuelas tradicionales. Acepta que sus ideas no son originales. Con todo, sus reflexiones estimulan el debate y tiran puentes nuevos entre viejas ideas, por su erudición y sensibilidad, y por la claridad y la poesía de sus exposiciones. Sabía que la enseñanza debe ser una construcción colectiva de estudiantes, profesores y padres de familia, donde resulta clave que el estudiante pueda jugar y pensar bajo la tutela de un profesor preciso y seductor, como él. (Fuente: “Educación y democracia”, Planeta, 2016)

-----------

NTC ... ENLACES

Fuente: “Educación y democracia”, Estanislao Zuleta. Planeta, 144 páginas. Junio 6, 2016 



---------------

LIBRO COMPLETO en ediciones de 2004 y 2010 

“Educación y democracia”, Estanislao Zuleta. Primera edición 1985, …  



-----------

DE:
Universidad del Valle 60 años, 1945-2005: atando cabos en clave de memoria. 
Luis Aurelio Ordoñez Burbano. 2007

COGOBIERNO EN LA UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI

El 15 de noviembre de 1968, líderes estudiantiles de la Universidad Santiago de Cali, con el respaldo grupos de profesores, egresados y algunos socios fundadores, realizó una toma de las instalaciones de la Universidad y proclamó una reforma a los estatutos de la Institución, instaurando el cogobiemo, que consistió en la representación mayoritaria de profesores, estudiantes y egresados en el Consejo Superior.

Por iniciativa de los estudiantes, el Consejo Superior, nombró como rector a Alvaro Pío Valencia, quien designó como vicerrector académico a Estanislao Zuleta. A partir de entonces, se acrecentó la corriente de intercambios culturales, políticos y normativos, entre las dos universidades. Las culturales a través del teatro y la literatura; las políticas, por la influencia de algunos profesores de la USACA sobre los líderes estudiantiles de Univallc y la participación directa de estudiantes de la Santiago en el movimiento estudiantil de Univalle. Grupos de estudiantes de las dos universidades asistían a conferencia y  los cursos dictados por Alvaro Pío Valencia y Estanislao Zuleta.

++++
NTC ... Página sobre Estanislao Zuleta en Facebook: 


----------------